Un corazón para amar

Cuando hablamos acerca de la palabra amor, vienen a nuestra mente ideas e imágenes que muchas veces no han sido creadas propiamente de nuestra inspiración o experiencia, más bien de algo externo (películas, historias de amor, revistas, etc.). Estuve buscando un término que pudiese acercar a la realidad de lo que significa el amor y encontré lo siguiente:

¿Amor?

El amor en sus diversas formas actúa como importante facilitador de las relaciones interpersonales y, debido a su importancia psicológica central, es uno de los temas más frecuentes en las artes creativas. Desde el punto de vista de la biología, parece estar relacionado con la supervivencia del individuo y de la especie; según algunos, no es privativo de la especie humana, y también pueden presentarlo otros animales capaces de establecer nexos emocionales.

Es increíble reconocer que el amor nos ayuda en cada una de nuestras áreas, que como ser humano necesitamos expresar (mente, cuerpo, alma y espíritu). Aún los animales van relacionados a su supervivencia de acuerdo a sus nexos emocionales.

El amor ha sido desde el principio la razón del hacer las cosas. Pero Bíblicamente ¿Qué significa el amor? ¿Cómo se demuestra el amor? ¿Cómo sé que alguien  me ama? Son preguntas que todo ser humano se ha hecho en algún momento de su vida.

En la Biblia encontramos como se manifiesta y/o expresa el amor.

Juan 3:16.- Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

Una de las expresiones que un ser humano pude evidenciar que ama, es dando..!! El verbo DAR es generalizado, ya que podemos dar cosas materiales y también espirituales (oración e intercesión).

Es tanto el amor que Dios tiene para la humanidad que no escatimó enviar a su hijo Jesús para salvación nuestra, dándose Jesús en muerte en la cruz del calvario para el perdón de nuestros pecados. Esa es la expresión de amor: DAR..!! Por ello Dios dio a su único hijo para expresar el gran amor que tiene a los seres humanos.

Muchos de nosotros constantemente estamos demandando de nuestros seres queridos y aún de Dios, que nos amen. Pero debemos tener el cuidado de darnos cuenta en la manera que recibimos ese amor, ya que en nuestro afán y búsqueda podemos menospreciarlo. Eso pasa con Dios, todos los días recibimos de Él agua, aire, calor, familia, amigos  y así sucesivamente una gran lista y aún nos atrevemos a decir que Dios no nos ama..!!

Ahora es el tiempo de hacernos unas cuantas preguntas:

¿Qué haces tú para manifestar tu amor a Dios? ¿Qué haces tú para expresarle a tus seres queridos que los amas? ¿A caso haces algo para darte hacia ellos?

Estas son preguntas que debemos hacernos todos los días…!!!

He observado en lo largo de mi Liderazgo que cuando dejas de dar, va ligado a la condición de tu corazón. Un corazón sano sabe dar. Por eso, Dios dejó establecido como debemos mantener sano nuestro corazón. Y esta escrito en:

Proverbios 4:23.- Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida.

Guardar, en hebreo significa Shamar, que traducido es: Límite. Debemos tener límites en nuestro corazón para dejar entrar y salir cosas de él. Nunca podemos permitirnos que la falta de perdón, el odio, la venganza, el orgullo, la amargura, la tristeza, etc.; entren en nuestro corazón ya que puede enfermarnos y con ello dejar de amar.

La salud de un buen corazón va totalmente relacionado con lo selectivo que somos con las cosas que entran y sale de él.

Ahora bien, muchos líderes y ministros dentro del cuerpo de Cristo, consideran que el servir a Dios es todo para estar bien con Él, existe una escritura que nos confronta a revisar la salud de nuestro corazón y tener el balance perfecto para manifestar nuestro amor a Dios:

Apocalipsis 2:2-4.- Yo conozco tus obras, y tu arduo trabajo y paciencia; y que no puedes soportar a los malos, y has probado a los que se dicen ser apóstoles, y no lo son, y los has hallado mentirosos; y has sufrido, y has tenido paciencia, y has trabajado arduamente por amor de mi nombre, y no has desmayado. Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor.

Es sorprendente como Dios nos recuerda que a Él le importa muchísimo que nuestro amor hacia su nombre y su presencia esté sobre todas las cosas. Y como he hablado anteriormente, un corazón puede amar siempre y cuando esté sano. A Dios le importa la salud de nuestro corazón, ya que de esta manera tú definitivamente lo puedes amar y servir con los motivos correctos..!!

Recuerdo que Jesús le enseñó a Marta, hermana de María la forma de atenderlo y de demostrarle su amor en servicio:

Lucas 10:38-42.- Aconteció que yendo de camino, entró en una aldea; y una mujer llamada Marta le recibió en su casa. Esta tenía una hermana que se llamaba María, la cual, sentándose a los pies de Jesús, oía su palabra. Pero Marta se preocupaba con muchos quehaceres, y acercándose, dijo: Señor, ¿no te da cuidado que mi hermana me deje servir sola? Dile, pues, que me ayude. Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas. Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada.

No permitas que el afán del diario vivir, aún del ministerio te imposibiliten tener un corazón correcto para amar y servir a Dios. Él mismo nos enseñó en su primer mandamiento que le debemos amar sobre todas las cosas. Debemos tener el ciclo de revisar nuestro corazón, examinar a diario que cosas puedo y debo ingresar y egresar de él; el guardar va más allá de una simple introspección, sino de tener la capacidad de reconocer que cosas no deben estar dentro de él y esforzarme para que permanezca saludable.

Recuerda que si tu corazón no esta sano, existe alguien que es especialista en sanar y ese es Jesús..!!! Debes acercarte a Él para que sane cualquier herida que haya en él, y así poder amar a Dios y a tus semejantes. Créelo para que esta sanidad ocurra.

Luis García.


Anuncios

4 comentarios el “Un corazón para amar

  1. bueno pues realmente puedo decir que el Espíritu SAnto me hizo CLICK… jeje, buenísima.
    No me pasa lo que dice en Apocalipsis….

    • Hola María José..!! Muchas gracias por comentar y pues definitivamente Dios nos enseña a como tener nuestro corazón sano y listo para amarlo a él y también a todos nuestros semejantes. Dios te bendiga grandemente.-

  2. que puedo decir; lo que si es que copie una frase para mi perfil de faceboock, jejej perdon pero la verdad es muy buena difinicion de amar, voy a estudiar esto aver si asi encuentro pronto mi promesa. jajaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s