La recompensa de la Fidelidad

Hace varios días estuve meditando sobre una palabra que llegó a mi vida, sobre la recompensa que se obtiene de parte de Dios cuando somos fieles y mantenemos una actitud de perseverancia y Fe. Hoy quiero ampliar y exponer cómo Dios nos recompensa y exalta de tal manera cuando nos mantenemos en fidelidad.

Investigando y recordando entre personajes bíblicos que hayan actuado y vivido bajo fidelidad, encontré a Rut, mujer que nos enseña grandemente lo que es vivir en fidelidad. Pero antes de entrar a ver la vida de Rut, quiero mostrarles que significa la palabra fidelidad.

¿Fidelidad?

La fidelidad es la capacidad espiritualel poder o la virtud – de dar cumplimiento a las promesas. Prometer es una acción soberana; revela una gran soberanía de espíritu, ya que exige decidir hoy lo que se va a hacer en adelante, bajo condiciones que no se pueden prever. El que es fiel cumple la promesa a pesar de los cambios en las ideas, las convicciones y los sentimientos, que pudiera provocar el tiempo. El que promete se adelanta al tiempo de modo lúcido y libre. El que cumple fielmente lo prometido lo hace consciente y voluntariamente.

La fidelidad, por tanto, es una actitud creativa, no se reduce al mero aguante, al hecho de soportar algo de forma inconsciente e irracional.

También se puede decir que la fidelidad es la capacidad de no engañar, no traicionar a los demás. Es un valor moral que faculta al ser humano para cumplir con los pactos y compromisos adquiridos. La fidelidad es entonces el cumplimiento de la palabra dada.

Además encontré que según las definiciones de las palabras originales (hebreo y griego):

Emunah = Fidelidad

  • Firme
  • Estable
  • Seguro
  • Permanente
  • Digno de Confianza
  • Verdadero

Es increíble todo lo que compete e involucra la palabra fidelidad.

Pero retomando la vida de Rut, me impacta que esta mujer tenía un contexto para justificarse  de una y mil maneras (Rut 1:1-15) y hacer de su vida conforme a su voluntad y juicio, pero ella no habiendo sido creada y educada en la misma cultura que vivía su suegra Noemí decidió evidenciar esto:

Rut 1:16-18.- Pero Rut le contestó: ¡No me pidas que te deje y que me separe de ti! Iré a donde tú vayas, y viviré donde tú vivas. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios será mi Dios. Moriré donde tú mueras, y allí quiero ser enterrada. ¡Que el Señor me castigue con toda dureza si me separo de ti, a menos que sea por la muerte! Al ver Noemí que Rut estaba decidida a acompañarla, no le insistió más.

Rut demostró fidelidad y gratitud a su suegra Noemí. Ni el problema que tenía la apartó de su lado. Rut estaba dispuesta a cambiar sus costumbres, hábitos de su pueblo (moabitas) para acompañar a su suegra hasta la muerte y puso por testigo a Dios de lo que estaba diciendo y haciendo. Es sorprendente que esta mujer que no vivía bajo la ley de Dios actuara de tal manera.

Nosotros cuando llegamos a conocer lo que Dios quiere y anhela hacer en nuestras vidas, en muy pocas ocasiones actuamos de esta manera. No estamos dispuestos a dejar nuestras costumbres y hábitos para vivir en esa promesa hecha por Dios. Nos cuesta decidir entre lo que podemos hacer con nuestros recursos y no en aquello prometido por Dios. Pretendemos evidenciar más, que nosotros podemos hacer mejor las cosas y no en aquello que Dios mismo dijo que puede hacer. Rut es un testimonio que nos debe provocar una actitud de fidelidad a Dios, a permanecer constantes en lo que Él desea y quiere que hagamos.

La fidelidad es una virtud, es una capacidad que el mismo Dios por medio del Espíritu Santo pone y activa en la personas, pero está en nuestra decisión ejercerla o no..!! La historia de Rut termina en una exaltación grande y el privilegio de ser escogida por Dios, para que de su descendencia naciera Jesús..!!

Rut 4:13-17.- Así fue como Booz se casó con Rut. Y se unió a ella, y el Señor permitió que quedara embarazada y que tuviera un hijo. Entonces las mujeres decían a Noemí: ¡Alabado sea el Señor, que te ha dado hoy un nieto para que cuide de ti! ¡Ojalá tu nieto sea famoso en Israel! Él te dará ánimos y te sostendrá en tu vejez, porque es el hijo de tu nuera, la que tanto te quiere y que vale para ti más que siete hijos. Noemí tomó al niño en su regazo y se encargó de criarlo. Al verlo, las vecinas decían: ¡Le ha nacido un hijo a Noemí! Y le pusieron por nombre Obed. Este fue el padre de Jesé y abuelo de David.

Es inmenso el amor que Dios tiene para todos nosotros. Rut la moabita, que no pertenecía al pueblo de Israel, era una mujer que caminaba bajo una sola convicción: morir a lado de su suegra, la madre de aquél que un día estuvo casado con ella… Dios viendo esto, movió todos los recursos a favor de Rut y lograr de ella una buena simiente para que naciera el salvador del mundo..!! Wow..!!! Estoy seguro que Dios sabía que cuando llegara el momento oportuno y Él manifestarse a la vida de Rut, ésta permanecería también fiel a Él. Esa misma característica de Rut para con Noemí fue la que Dios usó y la escogió para algo grande.

Cuantas veces nos hemos sentido indignos de acercarnos a Dios, en excusarnos y justificarnos que hemos pecado tanto, para que Él no sea movido en misericordia por nosotros y pueda ayudarnos.

Yo quiero lograr con esta historia de fidelidad, gratitud y amor escrita en la Biblia, para desafiar tu Fe y tu relación con Dios. Esa virtud, esa capacidad llamada Fidelidad; está predispuesta para todos los seres humanos y pueda ser manifestada en tu vida, ya que al llevar un estilo de vida en ella trae diversas recompensas para ti y los tuyos: Multiplicación, exaltación, gozo, sanidad, libertad, prosperidad, descendencia, etc. Porque Noemí también fue restaurada de su aflicción a causa de la fidelidad de Rut.

No te permitas que tu contexto (circunstancias) te imposibiliten vivir en una vida conforme a la voluntad de Dios. Las escrituras especifican muy bien que los planes que Él tiene para nuestras vidas son grandes..!!

Jeremías 29:11.- Yo sé los planes que tengo para ustedes, planes para su bienestar y no para su mal, a fin de darles un futuro lleno de esperanza. Yo, el Señor, lo afirmo.

Busca y permanece en las cosas que Dios promete para ti. La fidelidad debe ir acompañada del amor, por ello, de Jesús se sabe que fue fiel y firme hasta la muerte porque amaba la voluntad de Dios. Gracias a ese sacrificio hoy podemos disfrutar de la presencia del Espíritu Santo, nuestro consolador, nuestro guía y nuestro intercesor delante del Padre para nuestros momentos débiles y difíciles.

Medita por un momento quienes te muestran amor: Tus padres, tus amigos, tus pastores, tu esposo(a), tus hijos, y también en aquellos que te ofrecen ayuda y contribuyen a que puedas realizar tus sueños: Tu país, tu trabajo, tu universidad, tus vecinos, etc. Muéstrate fiel con ellos, permanece constante en tu actitud de servicio, amor, gratitud y confianza, ya que con esto lograrás y estarás listo para que Dios pueda exaltarte y posicionarte en el lugar correcto, para el cumplimiento de las promesas hechas por Él en tu vida.

Anuncios

7 comentarios el “La recompensa de la Fidelidad

  1. Gracias, padre por tu gran amor y misericordia, se que la vida es muy dura y triste, pero se que tu mi dios tienes algo muy especial conmigo, te doy muchas gracias en el nombre de jesus, amen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s