La recompensa de la Fidelidad

Hace varios días estuve meditando sobre una palabra que llegó a mi vida, sobre la recompensa que se obtiene de parte de Dios cuando somos fieles y mantenemos una actitud de perseverancia y Fe. Hoy quiero ampliar y exponer cómo Dios nos recompensa y exalta de tal manera cuando nos mantenemos en fidelidad.

Investigando y recordando entre personajes bíblicos que hayan actuado y vivido bajo fidelidad, encontré a Rut, mujer que nos enseña grandemente lo que es vivir en fidelidad. Pero antes de entrar a ver la vida de Rut, quiero mostrarles que significa la palabra fidelidad.

¿Fidelidad?

La fidelidad es la capacidad espiritualel poder o la virtud – de dar cumplimiento a las promesas. Prometer es una acción soberana; revela una gran soberanía de espíritu, ya que exige decidir hoy lo que se va a hacer en adelante, bajo condiciones que no se pueden prever. El que es fiel cumple la promesa a pesar de los cambios en las ideas, las convicciones y los sentimientos, que pudiera provocar el tiempo. El que promete se adelanta al tiempo de modo lúcido y libre. El que cumple fielmente lo prometido lo hace consciente y voluntariamente.

La fidelidad, por tanto, es una actitud creativa, no se reduce al mero aguante, al hecho de soportar algo de forma inconsciente e irracional.

También se puede decir que la fidelidad es la capacidad de no engañar, no traicionar a los demás. Es un valor moral que faculta al ser humano para cumplir con los pactos y compromisos adquiridos. La fidelidad es entonces el cumplimiento de la palabra dada.

Además encontré que según las definiciones de las palabras originales (hebreo y griego):

Emunah = Fidelidad

  • Firme
  • Estable
  • Seguro
  • Permanente
  • Digno de Confianza
  • Verdadero

Es increíble todo lo que compete e involucra la palabra fidelidad.

Pero retomando la vida de Rut, me impacta que esta mujer tenía un contexto para justificarse  de una y mil maneras (Rut 1:1-15) y hacer de su vida conforme a su voluntad y juicio, pero ella no habiendo sido creada y educada en la misma cultura que vivía su suegra Noemí decidió evidenciar esto:

Rut 1:16-18.- Pero Rut le contestó: ¡No me pidas que te deje y que me separe de ti! Iré a donde tú vayas, y viviré donde tú vivas. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios será mi Dios. Moriré donde tú mueras, y allí quiero ser enterrada. ¡Que el Señor me castigue con toda dureza si me separo de ti, a menos que sea por la muerte! Al ver Noemí que Rut estaba decidida a acompañarla, no le insistió más.

Rut demostró fidelidad y gratitud a su suegra Noemí. Ni el problema que tenía la apartó de su lado. Rut estaba dispuesta a cambiar sus costumbres, hábitos de su pueblo (moabitas) para acompañar a su suegra hasta la muerte y puso por testigo a Dios de lo que estaba diciendo y haciendo. Es sorprendente que esta mujer que no vivía bajo la ley de Dios actuara de tal manera.

Nosotros cuando llegamos a conocer lo que Dios quiere y anhela hacer en nuestras vidas, en muy pocas ocasiones actuamos de esta manera. No estamos dispuestos a dejar nuestras costumbres y hábitos para vivir en esa promesa hecha por Dios. Nos cuesta decidir entre lo que podemos hacer con nuestros recursos y no en aquello prometido por Dios. Pretendemos evidenciar más, que nosotros podemos hacer mejor las cosas y no en aquello que Dios mismo dijo que puede hacer. Rut es un testimonio que nos debe provocar una actitud de fidelidad a Dios, a permanecer constantes en lo que Él desea y quiere que hagamos.

La fidelidad es una virtud, es una capacidad que el mismo Dios por medio del Espíritu Santo pone y activa en la personas, pero está en nuestra decisión ejercerla o no..!! La historia de Rut termina en una exaltación grande y el privilegio de ser escogida por Dios, para que de su descendencia naciera Jesús..!!

Rut 4:13-17.- Así fue como Booz se casó con Rut. Y se unió a ella, y el Señor permitió que quedara embarazada y que tuviera un hijo. Entonces las mujeres decían a Noemí: ¡Alabado sea el Señor, que te ha dado hoy un nieto para que cuide de ti! ¡Ojalá tu nieto sea famoso en Israel! Él te dará ánimos y te sostendrá en tu vejez, porque es el hijo de tu nuera, la que tanto te quiere y que vale para ti más que siete hijos. Noemí tomó al niño en su regazo y se encargó de criarlo. Al verlo, las vecinas decían: ¡Le ha nacido un hijo a Noemí! Y le pusieron por nombre Obed. Este fue el padre de Jesé y abuelo de David.

Es inmenso el amor que Dios tiene para todos nosotros. Rut la moabita, que no pertenecía al pueblo de Israel, era una mujer que caminaba bajo una sola convicción: morir a lado de su suegra, la madre de aquél que un día estuvo casado con ella… Dios viendo esto, movió todos los recursos a favor de Rut y lograr de ella una buena simiente para que naciera el salvador del mundo..!! Wow..!!! Estoy seguro que Dios sabía que cuando llegara el momento oportuno y Él manifestarse a la vida de Rut, ésta permanecería también fiel a Él. Esa misma característica de Rut para con Noemí fue la que Dios usó y la escogió para algo grande.

Cuantas veces nos hemos sentido indignos de acercarnos a Dios, en excusarnos y justificarnos que hemos pecado tanto, para que Él no sea movido en misericordia por nosotros y pueda ayudarnos.

Yo quiero lograr con esta historia de fidelidad, gratitud y amor escrita en la Biblia, para desafiar tu Fe y tu relación con Dios. Esa virtud, esa capacidad llamada Fidelidad; está predispuesta para todos los seres humanos y pueda ser manifestada en tu vida, ya que al llevar un estilo de vida en ella trae diversas recompensas para ti y los tuyos: Multiplicación, exaltación, gozo, sanidad, libertad, prosperidad, descendencia, etc. Porque Noemí también fue restaurada de su aflicción a causa de la fidelidad de Rut.

No te permitas que tu contexto (circunstancias) te imposibiliten vivir en una vida conforme a la voluntad de Dios. Las escrituras especifican muy bien que los planes que Él tiene para nuestras vidas son grandes..!!

Jeremías 29:11.- Yo sé los planes que tengo para ustedes, planes para su bienestar y no para su mal, a fin de darles un futuro lleno de esperanza. Yo, el Señor, lo afirmo.

Busca y permanece en las cosas que Dios promete para ti. La fidelidad debe ir acompañada del amor, por ello, de Jesús se sabe que fue fiel y firme hasta la muerte porque amaba la voluntad de Dios. Gracias a ese sacrificio hoy podemos disfrutar de la presencia del Espíritu Santo, nuestro consolador, nuestro guía y nuestro intercesor delante del Padre para nuestros momentos débiles y difíciles.

Medita por un momento quienes te muestran amor: Tus padres, tus amigos, tus pastores, tu esposo(a), tus hijos, y también en aquellos que te ofrecen ayuda y contribuyen a que puedas realizar tus sueños: Tu país, tu trabajo, tu universidad, tus vecinos, etc. Muéstrate fiel con ellos, permanece constante en tu actitud de servicio, amor, gratitud y confianza, ya que con esto lograrás y estarás listo para que Dios pueda exaltarte y posicionarte en el lugar correcto, para el cumplimiento de las promesas hechas por Él en tu vida.

Ser Santo… la decisión más inteligente..!!

Todos en algún momento de nuestra vida, cuando escuchamos la palabra “santo” pensamos que era algo solo para los mártires o en un “don” especial otorgado para los personajes que aparecen en la Biblia  o que llegaríamos a ser “santos” después de morir y no es así..!! En las escrituras encontramos muchas cosas que nos ayudan a comprender que significa ser una persona santa.

Me fui a investigar y encontré un concepto a la palabra [Santo]: Santo = Kadosh (hebreo)

Los vocablos hebreo y griego para “santidad” o “santo” transmiten la idea de puro o limpio en sentido religioso, apartado de la corrupción. La santidad de Dios denota su absoluta perfección moral.

Entonces, santo significa: Estar apartado para Dios.

1 Pedro 1:16.- Porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo. Dios quiere y anhela que estemos apartados para Él, que nos parezcamos a su hijo Jesús, ya que de esta manera podemos vivir en el estado de vida original que Dios nos creó. Dominar y someter cualquier cosa que esté a nuestro alrededor, y con ello hago notar que pueden ser problemas, enfermedades e incluso demonios.

¿Pero cómo hago para iniciar mi vida santa?

Levítico 20:7-8.- Santificaos, pues, y sed santos, porque yo Jehová soy vuestro Dios. Y guardad mis estatutos, y ponedlos por obra. Yo Jehová que os santifico.

Debemos comprender que para llegar a tener una vida santa, es mediante un proceso que inicia cuando tu corazón y entendimiento está convencido que desea vivir apartado del pecado, ligado a ello con una actitud de práctica a los mandamientos y principios que Dios dejó estipulados en las escrituras. Esa, es la manera en que Dios no enseña a santificarnos. Todos los días debemos meditar en cuanto practicamos lo que sabemos acerca de Dios.

Jesús mismo dijo: Juan 15:3.- Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado.

Busca y permanece cerca donde se hable de lo que Jesús enseña. Los grupos en casa son propicios para iniciar tu proceso de santificación y no se diga, el congregarte y servirle a Dios en tu iglesia. Mientras más practiques los mandamientos y principios de Dios… serás más santo..!! Fascinante no? No debe aparecerte una aureola por encima de la cabeza para saber si eres santo o no? He aprendido que el evangelio no es complicado, es meramente de actitud y disposición a vivirlo. Debes tener la capacidad de decidir y hacer lo que es correcto para Dios y para ti.

El ser santo es la decisión más inteligente que puedes hacer..!!!

Salmos 1:1-3.- Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, ni estuvo en camino de pecadores, ni en silla de escarnecedores se ha sentado; sino que en la ley de Jehová está su delicia, y en su ley medita de día y de noche. Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, que da su fruto en su tiempo, y su hoja no cae; y todo lo que hace, prosperará.

Una persona que se considera inteligente puede visualizar el resultado de los recursos y decisiones invertidas en lo que hace. Y cuando encontramos la promesa de Dios, al llevar una vida apartada del pecado, nos debe mover a ejercerla y testificarla..!!

Dios ofrece darte prosperidad, pero ésta va ligada al conocimiento y práctica de su ley (mandamientos). Sólo imagina por un momento, todo lo que tú emprendas no estará fuera de tiempo para disfrutar del éxito y triunfo. Ej. El hacer un negocio, el iniciar estudios, comprar una casa o un auto. Es mejor actuar y vivir en santidad..!!!

Además la Biblia nos enseña: Hebreos 12:14.- Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor.

Yo creo que está demás la pregunta, pero ¿Quién desea ver a Dios? Definitivamente todos, pero depende TOTALMENTE del tipo y calidad de vida que llevemos con nuestro prójimo y Dios. Debemos reflexionar y darnos un tiempo para cambiar nuestra manera de relacionarnos, todo ese fundamento para dicho cambio lo encontraremos en las escrituras. Mira en tu corazón y en tu mente el anhelo que tiene Dios por bendecirte y tenerte junto a Él. No permitas que la falta de conocimiento a los mandamientos que Dios dejó, te imposibiliten a tener una mejor calidad de vida.

Puedo concluir que la santidad es un estilo de vida. Debes esforzarte por apartarte cada día más para Dios. Búscalo en oración, palabra y ayuno, Él mismo te dará la guía y las fuerzas para que tú puedas llevar esa vida santa que Él demanda..!!!

Un corazón para amar

Cuando hablamos acerca de la palabra amor, vienen a nuestra mente ideas e imágenes que muchas veces no han sido creadas propiamente de nuestra inspiración o experiencia, más bien de algo externo (películas, historias de amor, revistas, etc.). Estuve buscando un término que pudiese acercar a la realidad de lo que significa el amor y encontré lo siguiente:

¿Amor?

El amor en sus diversas formas actúa como importante facilitador de las relaciones interpersonales y, debido a su importancia psicológica central, es uno de los temas más frecuentes en las artes creativas. Desde el punto de vista de la biología, parece estar relacionado con la supervivencia del individuo y de la especie; según algunos, no es privativo de la especie humana, y también pueden presentarlo otros animales capaces de establecer nexos emocionales.

Es increíble reconocer que el amor nos ayuda en cada una de nuestras áreas, que como ser humano necesitamos expresar (mente, cuerpo, alma y espíritu). Aún los animales van relacionados a su supervivencia de acuerdo a sus nexos emocionales.

El amor ha sido desde el principio la razón del hacer las cosas. Pero Bíblicamente ¿Qué significa el amor? ¿Cómo se demuestra el amor? ¿Cómo sé que alguien  me ama? Son preguntas que todo ser humano se ha hecho en algún momento de su vida.

En la Biblia encontramos como se manifiesta y/o expresa el amor.

Juan 3:16.- Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

Una de las expresiones que un ser humano pude evidenciar que ama, es dando..!! El verbo DAR es generalizado, ya que podemos dar cosas materiales y también espirituales (oración e intercesión).

Es tanto el amor que Dios tiene para la humanidad que no escatimó enviar a su hijo Jesús para salvación nuestra, dándose Jesús en muerte en la cruz del calvario para el perdón de nuestros pecados. Esa es la expresión de amor: DAR..!! Por ello Dios dio a su único hijo para expresar el gran amor que tiene a los seres humanos.

Muchos de nosotros constantemente estamos demandando de nuestros seres queridos y aún de Dios, que nos amen. Pero debemos tener el cuidado de darnos cuenta en la manera que recibimos ese amor, ya que en nuestro afán y búsqueda podemos menospreciarlo. Eso pasa con Dios, todos los días recibimos de Él agua, aire, calor, familia, amigos  y así sucesivamente una gran lista y aún nos atrevemos a decir que Dios no nos ama..!!

Ahora es el tiempo de hacernos unas cuantas preguntas:

¿Qué haces tú para manifestar tu amor a Dios? ¿Qué haces tú para expresarle a tus seres queridos que los amas? ¿A caso haces algo para darte hacia ellos?

Estas son preguntas que debemos hacernos todos los días…!!!

He observado en lo largo de mi Liderazgo que cuando dejas de dar, va ligado a la condición de tu corazón. Un corazón sano sabe dar. Por eso, Dios dejó establecido como debemos mantener sano nuestro corazón. Y esta escrito en:

Proverbios 4:23.- Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida.

Guardar, en hebreo significa Shamar, que traducido es: Límite. Debemos tener límites en nuestro corazón para dejar entrar y salir cosas de él. Nunca podemos permitirnos que la falta de perdón, el odio, la venganza, el orgullo, la amargura, la tristeza, etc.; entren en nuestro corazón ya que puede enfermarnos y con ello dejar de amar.

La salud de un buen corazón va totalmente relacionado con lo selectivo que somos con las cosas que entran y sale de él.

Ahora bien, muchos líderes y ministros dentro del cuerpo de Cristo, consideran que el servir a Dios es todo para estar bien con Él, existe una escritura que nos confronta a revisar la salud de nuestro corazón y tener el balance perfecto para manifestar nuestro amor a Dios:

Apocalipsis 2:2-4.- Yo conozco tus obras, y tu arduo trabajo y paciencia; y que no puedes soportar a los malos, y has probado a los que se dicen ser apóstoles, y no lo son, y los has hallado mentirosos; y has sufrido, y has tenido paciencia, y has trabajado arduamente por amor de mi nombre, y no has desmayado. Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor.

Es sorprendente como Dios nos recuerda que a Él le importa muchísimo que nuestro amor hacia su nombre y su presencia esté sobre todas las cosas. Y como he hablado anteriormente, un corazón puede amar siempre y cuando esté sano. A Dios le importa la salud de nuestro corazón, ya que de esta manera tú definitivamente lo puedes amar y servir con los motivos correctos..!!

Recuerdo que Jesús le enseñó a Marta, hermana de María la forma de atenderlo y de demostrarle su amor en servicio:

Lucas 10:38-42.- Aconteció que yendo de camino, entró en una aldea; y una mujer llamada Marta le recibió en su casa. Esta tenía una hermana que se llamaba María, la cual, sentándose a los pies de Jesús, oía su palabra. Pero Marta se preocupaba con muchos quehaceres, y acercándose, dijo: Señor, ¿no te da cuidado que mi hermana me deje servir sola? Dile, pues, que me ayude. Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas. Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada.

No permitas que el afán del diario vivir, aún del ministerio te imposibiliten tener un corazón correcto para amar y servir a Dios. Él mismo nos enseñó en su primer mandamiento que le debemos amar sobre todas las cosas. Debemos tener el ciclo de revisar nuestro corazón, examinar a diario que cosas puedo y debo ingresar y egresar de él; el guardar va más allá de una simple introspección, sino de tener la capacidad de reconocer que cosas no deben estar dentro de él y esforzarme para que permanezca saludable.

Recuerda que si tu corazón no esta sano, existe alguien que es especialista en sanar y ese es Jesús..!!! Debes acercarte a Él para que sane cualquier herida que haya en él, y así poder amar a Dios y a tus semejantes. Créelo para que esta sanidad ocurra.

Luis García.


¿Quién es un Amigo?

¿Quién es un Amigo?

El que siendo leal y sincero te comprende,

el que te acepta como eres y tiene fe en ti,

el que sin envidia  reconoce tus valores,

te estimula y elogia sin adularte.

El que te ayuda desinteresadamente

y no abusa de tu bondad.

El que con sabios consejos te ayuda a construir y

pulir tu personalidad.

El que goza con las alegrías

que llegan a tu corazón.

El que sin penetrar tu intimidad,

trata de conocer tu dificultad

para ayudarte.

El que,  sin herirte, te aclara lo que

entendiste mal y te saca del error.

El que levanta tu ánimo cuando

estás decaído.

El que con sus cuidados y

atenciones, quiere menguar

el dolor de tu enfermedad.

El que te perdona con generosidad

olvidando tu ofensa.

El que ve en ti un ser humano

con alegrías, esperanzas,

debilidades y luchas.

Este es el amigo verdadero,

que con amor da la evidencia

de que conoce a Dios a

través de sus hermanos.

Como el Lápiz

¡Como el Lápiz!

El niñito miraba al abuelo escribir una carta. En un momento dado le preguntó:

¿Abuelo, estás escribiendo una historia que nos pasó a los dos? ¿Es por casualidad, una historia sobre mí?

El abuelo dejó de escribir, sonrió y le dijo al nieto:

Estoy escribiendo sobre ti, es cierto. Sin embargo, más importante que las palabras, es el lápiz que estoy usando. Me gustaría que tú fueses como él cuando crezcas.

El nieto miró al lápiz intrigado, y no vio nada de especial en él, y preguntó:

¿Qué tiene de particular ese lápiz?

El abuelo respondió:

Todo depende del modo en que mires las cosas. Hay en él cinco cualidades que, si consigues mantenerlas, harán siempre de ti una persona en paz con el mundo.

Primera Cualidad: Puedes hacer grandes cosas, pero no olvides nunca que existe una mano que guía tus pasos. Esta mano la llamamos Dios, y Él siempre te conducirá en dirección a su voluntad.

Segunda Cualidad: De vez en cuando necesitas dejar lo que estás escribiendo y usar el sacapuntas. Eso hace que el lápiz sufra un poco, pero al final, estará más afilado. Por lo tanto, debes ser capaz de soportar algunos dolores, porque te harán mejor persona.

Tercera Cualidad: El lápiz siempre permite que usemos una goma para borrar aquello que está mal. Entiende que corregir algo que hemos hecho no es necesariamente algo malo, sino algo importante para mantenernos en el camino de la justicia.

Cuarta Cualidad: Lo que realmente importa en el lápiz no es la madera ni su forma exterior, sino el grafito que hay dentro. Por lo tanto, cuida siempre de lo que sucede en tu interior.

Quinta Cualidad: Siempre deja una marca. De la misma manera, has de saber que todo lo que hagas en la vida, dejará trazos. Por eso intenta ser consciente  de cada acción.